Conceptos básicos del color

agosto 12, 2007

INTERACCION

 

Visualmente, casi nunca percibimos un color como es en realidad, tal como es físicamente. Esto implica que el color es uno de los medios más subjetivos con que cuenta el artista, en este caso el diseñador gráfico, para realizar su trabajo. Por experiencia sabemos que en la percepción visual existe una profunda diferencia entre el hecho físico del color y el efecto psicológico que éste origina. Según observó Joseph Albers en un trabajo realizado a principios de los años 60 en colaboración con la Vale University Press, si decimos “rojo”, que es el nombre de un color, y hay varias personas escuchándonos, lo más probable es que haya tantos rojos como personas, y todos estos rojos serán muy diferentes entre sí. Incluso si determinamos e identificamos perfectamente el color diciendo, por ejemplo, “Rojo Coca-Cola”, que es un único color, seguirán estas personas teniendo en sus mentes colores muy diferentes.

Más aún: si les entregamos cartulinas de color rojo donde una de ellas sea el “Rojo Coca-Cola”, podemos estar casi seguros de que nadie elegirá un color igual al que ha elegido otra persona, y también podríamos asegurar que ninguno escoge el color exacto del “Rojo Coca-Cola”. Esto demuestra que es casi imposible recordar los diferentes colores, y confirma un hecho de vital importancia para el tema que ahora estamos tratando, y es que nuestra memoria visual es muy pobre con relación a nuestra memoria auditiva. A menudo somos capaces de recordar una canción determinada con sólo haberla escuchado una vez, pero es casi imposible que recordemos un color con toda exactitud, a pesar de haberlo estado viendo cientos de veces.

También podemos deducir de la experiencia de Joseph Albers que la nomenclatura del color es muy limitada. A pesar de que existe una cantidad ingente de colores, tonos y ma tices, el vocabulario usual cuenta con no más de treinta nombres para denominarlos.

Los colores son relativos

Una simple observación nos permite reconocer que los objetos que percibimos visualmente cambian de color según sea la luz que reciben y también según estén situados o no junto a otros objetos cuyo color es diferente.

La mejor manera de observar los colores es a la luz del sol. Hay que tener en cuenta que las radiaciones solares nos llegan de una forma muy diferente a como son en su origen, debido a que existen cambios de velocidad, difusión y dirección por la acción de las variaciones en la composición y distribución del medio que atraviesan tales radiaciones. Esta diferencia de estado del medio se origina por la presencia de partículas en suspensión que “flotan” en la atmósfera, y que pueden ser líquidas, sólidas o gaseosas; por ejemplo, gotas de agua, polen, semillas, partículas de polvo, etc. Las gotas de agua pueden ser muy pequeñas, como en el caso de la niebla o de las nubes, o ser más grandes, como en caso de la lluvia. Según su diámetro y densidad, provocan una diferente refracción de la luz. Las radiaciones de gran longitud de onda sufren una refracción menor debido a su mayor fuerza de penetración, justo al contrario que las radiaciones de menor longitud de onda. El color azul profundo del cielo se produce por una difusión muy rica de rayos azules y violetas debido a las moléculas del aire y por la escasa cantidad de partículas presentes en él. Sin embargo, el color azul pálido casi blanco del cielo es debido a una reflexión de rayos cortos, medios y largos por la acción de partículas relativamente grandes, que origina luz blanca.

LA ABSORCION DE LA LUZ

En el fenómeno de la absorción de la luz, debemos distinguir entre partículas gaseosas, líquidas y sólidas; oscuras o negras (humo de fábricas), grises (polvo) y blancas (escarcha, nieve). La absorción es directamente proporcional al número de partículas, es decir, al grado en que la atmósfera está turbia, y también a la longitud de onda de las radiaciones que inciden. El humo y el polvo absorben mucho los rayos cortos azules y violetas, pero no son absorbidos por la nieve, que los refleja casi totalmente.

También varía la luz en relación con las condiciones atmosféricas: estación del año, tipo de clima, cantidad de nubes… y en relación a la posición del Sol en las diferentes horas del día, y por tanto, a la inclinación de sus rayos. A mediodía, los rayos del Sol llegan a la tierra casi perpendicularmente. Si el cielo está despejado de nubes, vapores o humedad que atenuarían la claridad de la luz filtrando o desviando los rayos, se obtiene un aumento en la luminosidad bastante notable, porque los rayos extremos de la parte violeta del espectro no se dispersan. Por tanto, todas las radiaciones se propagan homogéneamente. Sin embargo, esta intensidad no es nunca constante, ya que hay variaciones casi imperceptibles de la transparencia atmosférica y de la incidencia de la luz.

Las variaciones Iumínicas que se producen durante el día con el cielo despejado provocan alteraciones en el color de la luz diurna. Por tanto, no es recomendable que se observen sustancias o materias coloreadas bajo este tipo de luz que desvirtúa los colores se gún las horas (por ejemplo, puede provocar variaciones hacia el amarillo, el rojo, el azul, etc.). Se considera, por lo anteriormente dicho, que la luz diurna correcta es la del cielo levemente nublado, luz proviniente del norte y cuya dirección es vertical: el color “natural” de un objeto será aquel que se percibe bajo esta luz que consideramos óptima.

LOS EFECTOS DE LA LUZ SOLAR

La luz solar directa demasiado intensa no es recomendable, ya que disminuye en el receptor la capacidad de distinción de los colores, que parece que están cubiertos por un velo blanquecino. Hay que tener en cuenta este efecto provocado por la luz solar intensa y directa en todos los trabajos que acometamos en nuestras creaciones gráficas.

Al atardecer, cuando el Sol empieza a declinar y los rayos se hacen cada vez más oblícuos, las radiaciones azules y violetas se debilitan en las zonas más altas de la atmósfera y se extinguen muy rápidamente, porque deben atravesar una capa atmosférica muy densa. Sin embargo, las radiaciones de mayor longitud de onda (las comprendidas entre el rojo y el amarillo) tienen mayor fuerza de penetración, y, al incidir sobre muchos tipos de partículas, experimentan una refracción en todas direcciones, lo que provoca una gran difusión. Por eso vemos al atardecer que el Sol y las nubes son casi rojos. En estas con diciones, los objetos que son rojos, amarillos o amarillo-verdosos, tienden al naranja; y los que son azules y violetas aparecen mucho más oscuros, pues no reflejan las radiaciones rojas y amarillas.

Cuando el Sol desciende aún más en el horizonte y, por tanto, la luz se hace más tenue, una superficie que aparece blanquecina o tendente al gris si está iluminada con una luz más intensa, tiende al azul; y si la luz sigue disminuyendo, aparecerá cada vez más oscura, hasta alcanzar al negro total. El color de un objeto iluminado con luz natural diurna de intensidad media depende de la longitud de onda de las radiaciones que inciden en él, y de las características de las ondas reflejadas, que dependen de la absorción selectiva que el objeto ejerce sobre las longitudes de onda. También influye, sobre la percepción de los colores, la superficie de dicho objeto (si ésta es lisa, rugosa, está polvorienta, si es clara u oscura…), porque determina variaciones en la distribución de la luz, y por tanto, en su reflexión.

LOS FACTORES MATERIALES

Otros factores influyen en la percepción del color, y son: las dimensiones de su superficie, la forma del objeto, la posición del observador, la situación del objeto y la dirección de la luz que lo ilumina, etc…

Podemos observar que, si ponemos un cuadro de 10 x 10 cm. de color rojo intenso sobre un fondo negro, y al lado (y también sobre fondo negro) otro de 1,5 x 1,5 cm., éste último parecerá más intenso y levemente oscurecido que el anterior. Esto puede ser debido a que; en la superficie mayor, no todos los puntos de color están a la misma distancia del ojo, lo que determina que los más cerca nos parezcan más claros que los distantes. Además, en las superficies mayores, los ra yos de luz no se reflejan del mismo modo en todos los puntos.

También es explicable este hecho porque la superficie más extensa ocupa un área mayor en la retina del ojo, más allá de la fóvea, en la cual las relaciones entre conos y bastoncillos son distintas y, por tanto, también es diferente la percepción del color.La forma del objeto, siempre que no sea trate de una superficie lisa, influye sobre la distribución de la intensidad luminosa, originando variaciones de tono, luminosidad y saturación en el color.

La forma y el color de un objeto pueden variar también con el cambio de este en la posición del observador: Según el ángulo desde que se observe el objeto, presentará diferentes aspectos que, al mismo tiempo, originan variaciones en el color. La posición del objeto y la dirección de la luz influyen en la percepción del color.

El cambio de la posición de la fuente luminosa hace que varíen el ángulo y la intensidad de los rayos, y, por tanto, existe un efecto de variación de la saturación del color.La distancia entre el objeto y la fuente luminosa, y la distancia entre el objeto y el observador influyen también en la percepción del color, que sufre una pérdida progresiva de tonalidad, mostrándose cada vez más gris con el aumento de estas distancias. Este fenómeno lo podemos observar cuando miramos un fondo montañoso muy lejano: las montañas pueden estar plagadas de tonalidades verdes debidas a la presencia de árboles y vegetación, pero nosotros las veremos gris azuladas muy oscuras si las observamos desde una distancia suficientemente grande.

Interacción del color:
Armonía y contraste

Cada color ejerce sobre la persona que lo observa una triple acción: Impresiona al que lo percibe, por cuanto que el color se ve, y llama su atención. Tiene capacidad de expresión, porque cada color, al manifestarse, expresa un significado y provoca una reacción y una emoción. Construye, porque todo color posee un significado propio, y adquiere el valor de un símbolo, capaz por tanto de comunicar una idea. Pero un color no puede estudiarse aislada mente. En sí mismo no es en absoluto sugerente, y la función de sugestión es una de las principales, si no la fundamental, del color, y más aún en el campo artístico del diseño gráfico. Existen dos formas compositivas del color. Una de ellas es la armonía, y la otra el contraste, utilizando estos dos términos para indicar el campo operativo de los colores. Podría pensarse que estos dos términos tienen significados opuestos, pero en realidad no son más que las “dos caras de una misma moneda”. Armonizar significa coordinar los diferentes valores que el color adquiere en una composición, de la que decimos que es armónica cuando cada color que interviene en ella posee una parte común al resto de los colores componentes.

Armónicas son las combinaciones en las que se utilizan modulaciones de un mismo tono, o también de diferentes tonos, pero que en su mezcla mantienen los unos parte de los mismos pigmentos de los restantes. En todas las armonías cromáticas se pueden observar tres colores: uno dominante, otro tónico y otro de mediación. El dominante, que es el más neutro y de mayor extensión, sirve para destacar los otros colores que conforman nuestra composición gráfica. El tónico, normalmente en la gama del complementario del dominante, es el más potente en color y valor; y el de mediación, que actúa como conciliador y modo de transición entre cada uno de los dos anteriores, suele tener una situación en el círculo cromático próxima a la del color tónico.

En una composición armónica cuyo color dominante sea el amarillo, y el violeta sea el tónico, el mediador puede ser un color rojo si la sensación que queremos transmitir es de calidez; o un azul si lo que queremos es que nuestra composición sea fría. En la Naturaleza tenemos un magnífico ejemplo de armonía, donde se establecen como dominantes las grandes masas de pardos y grises neutralizados. Los colores de mediación son aquellos con cierta cualidad pasiva, tales como verdosos y azulados; y los tónicos están formados por los colores intensos de las flores, aves, etc.

La armonía más sencilla es aquella en la que se conjugan tonos de la misma gama o de un mismo sector del círculo de colores, aunque esta armonía no satisface plenamente a la vista, pues está un poco carente de vivacidad, al no participar en ella tonos de otras gamas. Todas las teorías sobre la armonía, desde Goethe hasta hoy día con Joseph Albers, Ostwald, etc., tienen en común una premisa: que la sensación de concordancia suscitada por una composición gráfica tiene su origen exclusivamente en las relaciones y en las proporciones de sus componentes cromáticos. Según esto, la armonía sería el resultado de yuxtaponer colores equidistantes en el círculo cromático o colores afines entre sí; o dos tonos de la misma gama representados en gradaciones constantes, o del fuerte contraste entre tonos complementarios, o de los contrastes más suavizados entre un color saturado y otro no saturado, y también de las relaciones entre las superficies que se asignen a cada valor tonal de nuestra composición.

Pero hay que señalar que una discordancia, o una falta de armonía (siempre según estas teorías), no implica necesariamente un desequilibrio o una falta de estética, es decir, la armonía no es el único camino para encontrar la belleza estética de una obra, ya que de pende del mensaje que el artista gráfico haya querido transmitir, la elección y el uso de los diferentes colores, soportes, etc.

 

De las longitudes de las ondas
a las ruedas de color,
es importante conocer
el lenguaje del color.

Como diseñador gráfico, su trabajo es saber cómo visualizar y describir el color de una manera exacta, así como entender qué puede ser Impreso y por qué. Aunque la base científica de este fenómeno tan subjetivo puede ser difícil de comprender, una fluidez. Básica en el lenguaje es fácil de adquirir.

COLOR, SATURACIÓN, VALOR.

Los tres conceptos fundamentales de nuestro lenguaje compartido del color son color. Saturación y valor, y con las estas tres dimensiones, podemos describir un color y colocarlo en el espacio de la percepción del color. He aquí una manera interesante para entender la diferencia entre color, valor y saturación: Imagínese clasificando unas piedrecitas en la playa. Primero separaría las piedrecitas de acuerdo a su “color” como rojo, azul y verde. Hará un montoncito de cada color, incluyendo aquellas que parecen no tener color, como las blancas, grises y negras. Al hacerlo, ha separado las
piedrecitas por color.

A continuación, decide arreglarlas en una hilera que va desde la más clara hasta la más oscura, o de la blanca a la negra. Ahora están ordenadas según su valor.

Finalmente, observa que algunas en sus grupos pueden diferir de otras maneras que sólo color y valor. Por ejemplo, dos piedras parecen tener el mismo color y valor, pero una parece ser más viva, más intensa. Ahora ya ha descubierto la tercera propiedad necesaria para describir el color: la saturación o croma. La saturación es la pureza o la limpieza del tono en el color.

COLOR Este término es el más sencillo de recordar, porque se refiere al mismo nombre de color. Por cierto los rojos, azules y amarillos son 108 colores “puros” también llamados cromáticos.
Muchos colores diferentes son producidos como resultado de una combinación entre dos o más colores, o a través de la añadidura del negro, blanco o gris, los colores acromáticos.
Desde una perspectiva de la ciencia del color, el color es la longitud de onda dominante reflejada por un objeto de color.

SATURACIÓN También llamada Croma, este concepto representa la pureza o intensidad de un color particular y puede también ser definido por la cantidad de gris que contiene: mientras más gris o más neutro es un color, menos brillante o menos “saturado” es. Igualmente, cualquier cambio hecho a un color puro automáticamente baja su saturación.

Por ejemplo, decimos “un rojo muy saturado”. cuando nos referimos a un rojo puro y rico. Pero cuando nos referimos a los tonos de un color que tiene algún valor de gris, los llamamos menos saturados. La saturación del color se dice que es más baja cuando se le añade su opuesto llamado
complementario) en la rueda de color.

VALOR Comprender el valor del color o su brillo es decisivo una práctica exitosa del diseño gráfico o de la ilustración. Es un término que se usa para describir que tan claro u oscuro parece un color. Por lo tanto, el valor del color está determinado por su propiedad de reflexión, es decir: cuánta luz refleja otra vez al ojo. Un rojo brillante que, parece más claro al ojo, que un oscuro, tiene un valor más alto.

Como el negro absorbe la luz y el blanco la refleja agregar negro a un color lo hace más oscuro tal como agregar negro al rojo para obtener un rojo vino, lo hará tener menos valor que si se le agregara blanco.
Cuando se agrega blanco a un color, para hacerlo más claro, como blanco al rojo para obtener rosa, el mismo color tiene un valor más alto.

LA RUEDA DE COLOR

Generalmente arreglada por secciones que representan por lo menos 12 colores (primarios, secundarios y terciarios), la rueda de color ayuda a visualizar las posiciones y combinaciones del color tanto en términos de armonía, como de contraste.
También es un instrumento útil para explorar las temperaturas del color. De cálidas a frías, Los colores que son similares en color se encuentran juntos uno del otro en la rueda de color y tales “adyacentes” como la familia de rojos” la familia de naranjas, se combinan muy bien.

Sin embargo, cuando están juntos en una página impresa, pueden no proporcionar el contraste suficiente para llamar la atención del lector.
Los colores contrastantes que están más espaciados en la rueda de color, se hacen resaltar uno al otro, cuando un color se coloca junto a su contrastante-rojo junto al azul, por ejemplo- cada uno sobresale y llama la atención ese color.
Este erecto es todavía más pronunciado cuando los colores complementarios, aquellos que están opuestos uno del otro en la rueda del color, se colocan al lado (como la familia de rojos junto a la familia de verdes, o la de los azules junto a la de los naranjas).

Cada color sobresale porque el ojo hace una distinción total entre ellos. Aunque sería tonto citar reglas de combinaciones de colores a los diseñadores, ayuda el recordar que se está en, terreno arriesgado cuando dos colores tienen el mismo valor y están separados en la rueda de color.

EL COLOR ES LUZ

Con un vocabulario básico para transmitir información del color, se puede comprender la teoría que hay detrás de la impresión a color que transforma al diseño en impresión.
Todo color es luz. El color con el que se percibe un objeto es el resultado de ciertas ondas de luz que son absorbidas por el objeto, y otras que se filtran de regreso al ojo. Por ejemplo, si se va al bosque en un día soleado, las hojas de los árboles parecerán verdes; pero si se regresa al mismo lugar en un día nublado o aún más tarde, en el atardecer, las hojas parecerán grises.
Bajo condiciones diferentes, vemos entonces más o menos el espectro visible de la luz. En 1666, Isaac Newton, entonces de 23 años, fue el primero en observar este espectro visible de la luz, traspasó un prisma con un rayo de luz y pudo entonces percibir el espectro real y sus tres longitudes de ondas:rojo, verde y azul.

COLORES ADITIVOS: Actualmente, nos referimos a esas tres ondas, rojo, azul y verde, como los primarios de la luz o aditivos; cuando estas luces de colores se mezclan, crean el blanco.

En nuestro mundo moderno de las computadoras de escritorio, hemos acortado rojo-verde -azul al acrónimo RGB denotando no sólo los colores primarios de la luz, sino también los colores usados para crear (por medio de la mezcla óptica) la mayoría del espectro en los videos a color tales como la pantalla de la computadora.

COLORES SUBSTRACTIVOS:
Los colores substractivos, primarios, cyan, magenta y amarillo son los que han sido creados mediante el retiro o absorción de ciertas longitudes de ondas.

Cuando la luz blanca toca un material o una superficie y los pigmentos de colores absorben esas ondas, solamente ciertos colores son reflejados en el ojo. En la mezcla de colores substractivos, la superficie deduce todos los colores de la luz, excepto el color del objeto mismo, que es reflejado de nuevo al ojo.
Cuando se mezclan los tres colores substractivos primario, cyan, magenta y amarillo se crea el negro (aunque no un verdadero negro), Y a diferencia de los aditivos, ninguna mezcla de pigmentos o tintes de colores en la superficie puede producir el blanco.

En teoría los tres substractivos deberían poder reproducir todo el espectro visible en la impresión, incluyendo los colores primarios. Desafortunadamente, las tintas para impresión están hechas de pigmentos de colores, los que a diferencia de los tintes a éste para el valor del color. Esta gráfica tri-dimensional es llamada atlas del espacio de color CIE.

CIE significa Commission International del’Exclairage, una comisión internacional de iluminación. Existen dos sistemas de color recomendados por esta comisión:
CIELAB y CIELUV. Ambos sistemas utilizan el atlas modelo tri-dimensional descrito anteriormente para localizar diferentes colores en el espacio del color.
El sistema CIELAB que es usado mas frecuentemente por profesionales en la industria de la reproducción a color, usa las variables del color, valor y croma para localizar el color en el espacio tri-dimensional del color. Medir el color se logra por medio de la medición de la reflectancia de diferentes ondas. Los instrumentos para medir el color producen números que se relacionan con los colores que vemos.
Existen tres clases de metros que se utilizan para medir la reflectancia. Cada metro cumple un papel diferente al medir y controlar el color. Pero las opiniones sobre los usos y su importancia para cada uno pueden diferir entre los expertos en este campo. El más preciso es el sofisticado y costoso espectrofotómetro. Un espectrofotómetro puede interpretar el color esencialmente de la misma manera que lo hace el ojo humano. Lee la curva espectrofotométrica completa y evalúa lo que corresponde al atlas del espacio de color, y mide los alcances más pequeños de las ondas. Muchos espectrofotómetros tienen computadoras que muestran los resultados en CIELAB y en otros formatos. Un segundo para medir la reflectancia es el colorímetro, que es una versión abreviada del espectrofotómetro el cual mide los alcances grandes de las ondas de luz.
El tercer instrumento es un densitómetro que proporciona un diferente conjunto de evaluaciones que miden la densidad del color.
Los densitómetros miden únicamente tres alcances del espectro del color reflejado de un objeto. Aunque un densitómetro no produce evaluaciones CIELAB como el espectrofotómetro o el colorímetro, si proporciona una referencia del valor del color al medir la reflectancia de las ondas regresando de la muestra y convirtiendo el resultado en un número de densidad.

El densitómetro es efectivo para el control de la densidad del color durante el proceso de reproducción. También proporciona aproximación del tono del color. Pero no importa que tan anchos sean los filtros de color en los densitómetros no pueden “Leer” el color tan bien como lo hacen el ojo humano y el cerebro.

LEYENDA

Una Iguala Imperfecta: El gráfico de parábola ilustra las diferencias dramáticas entre el color que el ojo ve, la cámara captura y lo que la tinta puede reproducir.
El ojo humano puede discernir muchos más detalles que la cámara. La discrepancia en la visión del color señala la importancia de usar iluminación con temperatura controlada así como aparatos de medición del color como espectrofotómetros, colorímetros y densitómetros.

PRUEBA DEL COLOR

La mayoría de la gente creé que son buenos jueces del color porque durante toda su vida siempre han visto igual al color. No se dan cuenta que pueden no haber visto el color correcto. Así que para aquellos que optan por una carrera relacionada con colores, hacer una prueba de aptitud para el color puede conducir a resultados sorprendentes. De hecho, sabemos de un caso donde un operador de registro era muy deficiente con el rojo, y hasta que hizo la prueba estuvo produciendo registros con rojos inaceptables.
Una prueba, la Intersociety Color Council Color Matching Aptitude Test fue desarrollada primero por la Federation of Societies for Coatings Technologies, una asociación para personas que mezclan pinturas.
Esta prueba la distribuye ahora GATF, The Graphic Arts Technical Foundation, en Pittsburgh, Pennsylvania. La prueba tiene dos partes, que pueden ser compradas juntas o por separado.

El primer componente es una prueba para los daltónicos (no distinguen los colores), la cual es similar a las pruebas de puntos, pero más exacta. Puede determinar el daltonismo en las partes rojas y verdes del espectro. Esta prueba se vende por $65 dólares a los miembros de GATF y a $85 dólares los no miembros, la prueba más amplia de iguala de color, esta compuesta por 48 fichas de color que deben ser Igualadas correctamente a un tablero con los colores de las fichas. Las respuestas son registradas y evaluadas por la exactitud de la iguala del color. Los resultados individuales pueden ser entonces computados para cada área de la percepción del color (correspondiente a cada banda de luz) y un total es derivado de esos resultados.

Mientras un grupo de diseñadores destacados, atendían una reunión de Pantone Designer’s Advisory meeting, en Jamaica, en agosto de 1990, acordaron hacer la prueba de las fichas de color y los resultados los sorprendieron. Conocida por el uso del color innovador y expresivo en el diseño, Margo Chase, de Margo Chase Designs, en Los Angeles, dice que se sintió aliviada de haberlo hecho bien pero agregó que la prueba era más difícil de lo que se esperaba. Una hilera de fichas roja fue la más difícil de igualar para ella. Otros dos diseñadores, Erik Buker y Alexander Isley, estuvieron de acuerdo en que la prueba fue muy retadora y admitieron que sus resultados fueron más bajos de lo que esperaban. “Diseñar a color es un proceso muy subjetivo,” dice Isley. Pensé que una prueba cuantitativa para medir la aptitud sería interesante. Baker agrega “Las mujeres parecen estar mejor que los hombres, pero se supone que las mujeres tienen una mejor percepción del color .”
Esta prueba puede comprarse de GATF por $495 dólares (miembros) y $595 (no miembros). (Comuníquese a GATF, en 4615 Forbes Ave. Pittsburgh, Pennsylvania 15213-3796; o al teléfono 412-621- 6941 ext 229) Si no tiene presupuesto para comprar esta prueba, puede ponerse en contacto con su impresor o separador de color para ver si puede usar su prueba para comprender mejor su aptitud para el color.

Un reto Incómodo En agosto de 1990 mientras asistían a una conferencia de Pantone Designer’s Advisory Meeting, en Jamaica, diseñadores como Margo Chase de los Angeles hicieron la prueba para ver sus habilidades para igualar colores, apareando 48 fichas de color. “Como hago esto para ganarme la vida, me sentí aliviada de hacerlo bien” dice, agregando que estaba sorprendida de encontrar la prueba tan difícil.

ADITIVO VS EL SUBSTRAÍDO

El color es usado en muchos tipos de media-televisión, cine, libros, revistas
periódicos. Pero el color no se reproduce de la misma manera por todos esos medios.
Existen dos maneras básicas de producir color: aditivos y substractivos.

La televisión utiliza los aditivos, mientras que las imprentas de impresión emplean color substractivo Los colores aditivos se producen al agregar energía de lo luz, los substractivos absorbiendo o substrayendo la energía de la luz.
Los colores aditivos usan tres colores primarios: rojo-verde y azul. Imaginen proyectar esos tres colores en una pared blanca, usando la misma intensidad para cada color. Donde el rojo y el verde se sobreponen, veríamos amarillo. Donde el azul y el rojo se sobreponen, habría magenta.

El área sobrepuesta del verde y el azul sería cyan. La combinación del rojo, azul y verde con igual intensidad produce el blanco. El cyan, magenta y amarillo son conocidos como colores secundarios en el sistema de colores aditivos. Al variar la intensidad de la luz de los primarios verde rojo y azul pueden ser producidos todos los colores del espectro.
Así es como funciona la televisión. La pantalla esta compuesta por cientos de puntos de fósforo que se iluminan de rojo, verde o azul cuando son estimulados. A través de la mezcla partitiva del color, cuando un dibujo de pequeños puntos engaña al cerebro al hacerlo ver un color sólido, se produce una imagen reconocible.
Los colores substractivos funcionan de la manera opuesta. Los objetos comunes reflejan el color al absorber algunas de las ondas y reflejando otras. Esto se conoce como el proceso substractivo.
Los colores primarios en el sistema de color substractivo son el cyan, magenta y amarillo. El rojo, verde y azul se producen al mezclar los primarios substractivos. Así cuando los pigmentos del cyan y el magenta
son combinados, los pigmentos del cyan absorben el verde y reflejan ondas azules y rojas.
Juntos el cyan y el magenta absorberán el rojo y el verde y sólo permitirán las ondas azules ser reflejadas. De la misma manera el cyan y el amarillo y el magenta producirán el rojo. Cuando los tres colores primarios substractivos son combinados y se produce el negro. Cuando todas las ondas son reflejadas en la ausencia de pigmentos, se produce el blanco.

La imprenta produce imágenes a todo color usando métodos de reproducción de medio tono a cuatro colores. La imagen original a color es “separada” en imágenes para cada color de la tinta de impresión.

Los puntos de medio tono en diferentes tamaños son usados para variar la cantidad de cada tinta impresa en alguna área. Combinando las imágenes cyan, magenta y amarillo que contienen diferentes tamaños de puntos, se produce en la página impresa una gran variedad de los colores contenidos en la imagen original.

Los colores brillantes que pueden resultar de este proceso son en realidad el resultado del que en el ojo humano miles de pequeños puntos de pigmento forman una imagen total.

Teóricamente, estos tres colores deberían ser todo lo que se necesitaría si las tintas para imprimir absorbieran absorbieran perfectamente las ondas correctas. Pero no lo hacen. Por lo tanto en lugar de obtener un negro perfecto, los tres colores combinados producen un café sucio. Para producir negros de calidad, utilizan tintas negras para dar a la reproducción más definición y calidad.

LEYENDAS

Tintas: CMY. Cyan, magenta y amarillo, los primarios substractivos o colores secundarios, son usados para crear el espectro visible con las tintas de proceso a cuatro colores, para la impresión.

Agregado Sencillo: Una combinación de cualquiera de dos colores de los primarios, aditivos produce un color secundario. Por ejemplo, cyan contiene azul y verde y absorbe el rojo; el magenta contiene rojo y azul y absorbe el verde; y el amarillo contiene rojo y verde y absorbe el azul.

Impresión a Color: Esta separación de una imagen ilustra cómo se reproduce el color en la página impresa usando tres colores del proceso. Obsérvese cómo se produce el verde de las capas transparentes del amarillo y el azul; cómo el magenta sobre el amarillo producen en el rojo y cómo el negro (en realidad un café sucio) resulta de los tres. (Tinta negra es necesaria para un verdadero negro)

REVISIÓN DE LOS TÉRMINOS

Colores Aditivos: Ondas de luz roja, verde y azul (RGB),los primarios de la luz, cuando se mezclan producen blanco.

CIE Espacio del Color: Este modelo universal para el color usa las tres variables, valor, matiz y saturación para localizar el color en el espacio tri-dimensional del color .CMYK: Cyan-magenta-amarillo-negro. Los cuatro colores usados para reproducir el espectro visible impreso.Colores Complementarios: Los opuestos en la rueda de color.

Densitómetro: Usado durante el proceso de reproducción de la imprenta, para el control de la densidad del color para dar una aproximación del color; esta máquina mide la densidad del color al medir solo tres alcances del espectro del color reflejado.

Color: Se refiere al nombre del color.

Metamerismo: Los colores que tienen diferentes curvas de reflectancia y parecen idénticos bajo algunas condiciones y diferentes bajo otras.

Mezcla de Color Partitivo: La mezcla óptica que ocurre cuando un dibujo de puntos es colocado uno junto al otro, como los puntos de medio tono en la página impresa, o los primarios aditivos en la pantalla a color de la computadora.

Saturación: También llamada Croma, representa la pureza o intensidad relativa de un color.

Sombras: Creadas al agregar negro o un color complementario al color.

Colores Substractivos: Cyan, magenta y amarillo que son los colores primarios substractivos, creador por la absorción o el retiro de ciertas ondas.

Tintes: Los tintes son creados agregando blanco a un color (en litografía, el término tinte se refiere a un tono sólido o plano, sin gradaciones.)

Tonos:
Creados agregando gris a un color.

Valor: También referido como la brillantez, el valor describe que tan claro u oscuro parece un color.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: