EL MENSAJE LINGÜISTICO

agosto 12, 2007

¿Es cons­tan­te el men­sa­je lin­güís­ti­co? ¿Hay siem­pre un tex­to, ya sea den­tro, de­ba­jo o al­re­de­dor de la ima­gen? Pa­ra en­con­trar imá­ge­nes sin acom­pa­ña­mien­to ver­bal ten­dría­mos que re­mon­tar­nos a so­cie­da­des par­cial­men­te anal­fa­be­tas, es de­cir, a una es­pe­cie de es­ta­do pic­to­grá­fi­co de la ima­gen; de he­cho, des­de la apa­ri­ción del li­bro es fre­cuen­to la aso­cia­ción de tex­to e ima­gen; es­ta aso­cia­ción pa­re­ce no ha­ber si­do su­fi­cien­te­men­te es­tu­dia­da des­de un pun­to de vis­ta es­truc­tu­ral; ¿cuál es la es­truc­tu­ra sig­ni­fi­can­te de la “ilus­tra­ción”? ¿Du­pli­ca aca­so la ima­gen cier­tas in­for­ma­cio­nes del tex­to por un fe­nó­me­no de re­dun­dan­cia o bien es el tex­to el que aña­de in­for­ma­ción iné­di­ta a la ima­gen? Se po­dría plan­tear el pro­ble­ma de for­ma his­tó­ri­ca a pro­pó­si­to del Cla­si­cis­mo, que tu­vo una ver­da­de­ra pa­sión por los li­bros de es­tam­pas (no hu­bie­ran si­do con­ce­bi­bles en el si­glo XVIII unas Fá­bu­las de La Fon­tai­ne sin ilus­tra­cio­nes) y en el que al­gu­nos au­to­res, co­mo P. Mé­nes­trier, se preo­cu­pa­ron por las re­la­cio­nes en­tre las imá­ge­nes y el dis­cur­so. Hoy en día pa­re­ce ser que, en cuan­to a la co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, el men­sa­je lin­güís­ti­co es­tá pre­sen­te en to­das las imá­ge­nes: bien ba­jo for­ma de ti­tu­lar, tex­to ex­pli­ca­ti­vo, ar­tí­cu­lo de pren­sa, diá­lo­go de pe­lí­cu­la o glo­bo de co­mic; es­to mues­tra que no es de­ma­sia­do exac­to ha­blar de una ci­vi­li­za­ción de la ima­gen: aún cons­ti­tui­mos, y qui­zá más que nun­ca, una ci­vi­li­za­ción ba­sa­da en la es­cri­tu­ra, ya que la es­cri­tu­ra y la pa­la­bra si­guen sien­do ele­men­tos con con­sis­ten­cia en la es­truc­tu­ra de la in­for­ma­ción. En rea­li­dad, lo que cuen­ta es la sim­ple pre­sen­cia del men­sa­je lin­güís­ti­co, ya que ni el lu­gar que ocu­pa ni su ex­ten­sión re­sul­tan per­ti­nen­tes (pue­den ocu­rrir que un tex­to lar­go, gra­cias a la con­no­ta­ción, no con­lle­ve si­no un sig­ni­fi­ca­do glo­bal, y ese sig­ni­fi­ca­do sea el que es­té en re­la­ción con la ima­gen). ¿Cuá­les son las fun­cio­nes del men­sa­je lin­güís­ti­co res­pec­to al (do­ble) men­sa­je icó­ni­co? Pa­re­ce te­ner dos: una fun­ción de an­cla­je y otra de re­le­vo. To­da ima­gen es po­li­sé­mi­ca, to­da ima­gen im­pli­ca, sub­ya­cen­te a sus sig­ni­fi­can­tes, una ca­de­na flo­tan­te de sig­ni­fi­ca­dos, de la que el lec­tor se per­mi­te se­lec­cio­nar unos de­ter­mi­na­dos e ig­no­rar to­dos los de­más. La po­li­se­mia pro­vo­ca una in­te­rro­ga­ción so­bre el sen­ti­do; aho­ra bien, es­ta in­te­rro­ga­ción apa­re­ce siem­pre co­mo una dis­fun­ción, in­clu­so en los ca­sos en que la so­cie­dad re­cu­pe­ra di­cha dis­fun­ción ba­jo la for­ma del jue­go trá­gi­co (Dios, mu­do, no per­mi­te es­co­ger en­tre los sig­nos) o poé­ti­co (el “es­tre­me­ci­mien­to de los sen­ti­dos­”, pá­ni­co de los an­ti­guos grie­gos); in­clu­so en el ci­ne, las imá­ge­nes trau­má­ti­cas apa­re­cen acom­pa­ña­das de una in­cer­ti­dum­bre (de una in­quie­tud) so­bre el sen­ti­do de los ob­je­tos o de las ac­ti­tu­des. En to­da so­cie­dad se de­sa­rro­llan di­ver­sas téc­ni­cas des­ti­na­das a fi­jar la ca­de­na flo­tan­te de sig­ni­fi­ca­dos, con el fin de com­ba­tir el te­rror pro­du­ci­do por los sig­nos in­cier­tos: una de es­tas téc­ni­cas con­sis­te pre­ci­sa­men­te en el men­sa­je lin­güís­ti­co. Al ni­vel de men­sa­je li­te­ral, la pa­la­bra res­pon­de, de ma­ne­ra más o me­nos di­rec­ta, más o me­nos par­cial, a la pre­gun­ta ¿qué es eso?  Ayu­da a iden­ti­fi­car pu­ra y sim­ple­men­te los ele­men­tos de la es­ce­na y la es­ce­na mis­ma; cons­ti­tu­ye una des­crip­ción de­no­ta­da de la ima­gen ­(des­crip­ción par­cial, a me­nu­do) o, si­guien­do la ter­mi­no­lo­gía de Hjelms­lev, una ope­ra­ción (en opo­si­ción a la con­no­ta­ción). La fun­ción de­no­mi­na­do­ra vie­ne a co­rres­pon­der­se per­fec­ta­men­te con un an­cla­je de to­dos los sen­ti­dos po­si­bles (de­no­ta­dos) del ob­je­to, por me­dio del re­cur­so a una no­men­cla­tu­ra; an­te un pla­to (anun­cio de Amieux) pue­do te­ner du­das pa­ra iden­ti­fi­car for­mas y vo­lú­me­nes; el tex­to ex­pli­ca­ti­vo (arroz y atún con cham­pi­ño­nes) me ayu­da a dar con el ni­vel ade­cua­do de per­cep­ción; me per­mi­to aco­mo­dar, no só­lo la vis­ta, si­no tam­bién la in­te­lec­ción. En el ni­vel del men­sa­je “sim­bó­li­co”, el men­sa­je lin­güís­ti­co pa­sa de ser el guía de la iden­ti­fi­ca­ción a ser­lo de in­ter­pre­ta­ción, ac­tuan­do co­mo una es­pe­cie de ce­po que im­pi­de que los sen­ti­dos con­no­ta­dos pro­li­fe­ren bien ha­cia re­gio­nes de­ma­sia­do in­di­vi­dua­les (o sea, li­mi­tan­do la ca­pa­ci­dad pro­yec­ti­va de la ima­gen), bien ha­cia va­lo­res dis­fó­ri­cos; un anun­cio (con­ser­vas d’Arcy) re­pre­sen­ta unos cuan­tos fru­tos de es­ca­so ta­ma­ño di­se­mi­na­dos en tor­no a una es­ca­le­ra; la le­yen­da (co­mo si us­ted se hu­bie­ra da­do una vuel­ta por el jar­dín) ale­ja un po­si­ble sig­ni­fi­ca­do (ava­ri­cia, es­ca­sez de la co­se­cha), que se­ría de­sa­gra­da­ble, y orien­ta la lec­tu­ra ha­cia un sig­ni­fi­ca­do ha­la­güe­ño (el ca­rác­ter na­tu­ral y per­so­nal de los fru­tos de un jar­dín pri­va­do); el tex­to ex­pli­ca­ti­vo ac­túa en es­te ca­so co­mo un an­ti­ta­bú, com­ba­te el mi­to in­gra­to de la ar­ti­fi­cia­li­dad, idea que nor­mal­men­te se aso­cia con las con­ser­vas. Por su­pues­to que el an­cla­je pue­de ser ideo­ló­gi­co, y és­ta es sin du­da su fun­ción prin­ci­pal; el tex­to con­du­ce al lec­tor a tra­vés de los dis­tin­tos sig­ni­fi­ca­dos de la ima­gen, le obli­ga a evi­tar unos y a re­ci­bir otros; por me­dio de un dis­pat­ching, a me­nu­do su­til, lo te­le­di­ri­ge en un sen­ti­do es­co­gi­do de an­te­ma­no. Es evi­den­te que, en to­dos los ca­sos de an­cla­je, el len­gua­je tie­ne una fun­ción elu­ci­da­to­ria, pe­ro la elu­ci­da­ción es se­lec­ti­va; se tra­ta de un me­ta­len­gua­je que no se apli­ca a la to­ta­li­dad del men­sa­je icó­ni­co, si­no tan só­lo a al­gu­nos de sus sig­nos; el tex­to cons­ti­tu­ye real­men­te el de­re­cho a la mi­ra­da del crea­dor (y, por tan­to, de la so­cie­dad) so­bre­ la ima­gen: el an­cla­je es un con­trol, de­ten­ta una res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el uso del men­sa­je fren­te a la po­ten­cia pro­yec­ti­va de las imá­ge­nes; con res­pec­to a la li­ber­tad de sig­ni­fi­ca­ción de la ima­gen, el tex­to to­ma un va­lor re­pre­sor, y es com­pren­si­ble que sea so­bre to­do en el tex­to don­de la so­cie­dad im­pon­ga su mo­ral y su ideo­lo­gía. El an­cla­je es la más fre­cuen­te de las fun­cio­
nes del men­sa­je lin­güís­ti­co.
Es más ra­ra la fun­ción de re­le­vo (al me­nos por lo que res­pec­ta a la ima­gen fi­ja); es­ta fun­ción se en­cuen­tra so­bre to­do en el hu­mor grá­fi­co y el co­mic. En es­tos ca­sos, la pa­la­bra (ca­si siem­pre un frag­men­to de diá­lo­go) y la ima­gen es­tán en re­la­ción com­ple­men­ta­ria; de ma­ne­ra que las pa­la­bras son frag­men­tos de un sin­tag­ma más ge­ne­ral, con la mis­ma ca­te­go­ría que las imá­ge­nes, y la uni­dad del men­sa­je tie­ne lu­gar a un ni­vel su­pe­rior: el de la his­to­ria, la anéc­do­ta, la dié­ge­sis (lo cual vie­ne a con­fir­mar que se de­be tra­tar la dié­ge­sis co­mo un sis­te­ma au­tó­no­mo). La pa­la­bra­ “re­le­vo”, de ra­ra apa­ri­ción en la ima­gen fi­ja, al­can­za una gran im­por­tan­cia en el ci­ne don­de el diá­lo­go no tie­ne una fun­ción sim­ple­men­te elu­ci­da­to­ria, si­no que con­tri­bu­ye real­men­te a ha­cer avan­zar la ac­ción, dis­po­nien­do a lo lar­go de los men­sa­jes sen­ti­dos que no se en­cuen­tran en la ima­gen. Es evi­den­te que las dos fun­cio­nes del men­sa­je lin­güís­ti­co pue­den coe­xis­tir en un mis­mo con­jun­to icó­ni­co, pe­ro el pre­do­mi­nio de uno u otro no es in­di­fe­ren­te, cier­ta­men­te, a la eco­no­mía ge­ne­ral de la obra; cuan­do la pa­la­bra tie­ne un va­lor die­gé­ti­co de re­le­vo la in­for­ma­ción re­sul­ta más tra­ba­jo­sa, ya que se ha­ce ne­ce­sa­rio el apren­di­za­je de un có­di­go di­gi­tal (la len­gua); cuan­do tie­ne un va­lor sus­ti­tu­ti­vo (de an­cla­je, de con­trol), la ima­gen es la que so­por­ta la car­ga in­for­ma­ti­va, y co­mo la ima­gen es ana­ló­gi­ca, la in­for­ma­ción, en cier­to sen­ti­do, es más “pe­re­zo­sa” en cier­tos co­mics des­ti­na­dos a una lec­tu­ra “ace­le­ra­da”, la dié­ge­sis apa­re­ce con­fia­da en su ma­yor par­te a la pa­la­bra, mien­tras que la ima­gen re­co­ge las in­for­ma­cio­nes atri­bu­ti­vas, de or­den pa­ra­dig­má­ti­co (sta­tus es­te­reo­ti­pa­do de los per­so­na­jes): se ha­ce coin­ci­dir el men­sa­je más tra­ba­jo­so con el men­sa­je dis­cur­si­vo, pa­ra evi­tar al lec­tor apre­su­ra­do el abu­rri­mien­to de las “des­crip­cio­nes” ver­ba­les que, por el con­tra­rio, se con­fían a la ima­gen, es de­cir, a u

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: