Marketing en super mercados!

noviembre 14, 2007

A continuación les presento éste post del blog comicpublicidad donde muestra

Hoy he visto una noticia sobre un nuevo carrito “inteligente” para supermercados que probablemente tenga un doble fondo.

Según el artículo el invento está destinado a convertirse en la última arma en la lucha contra la obesidad, ya que el citado carrito cuenta con un dispositivo que reconoce los productos seleccionados y avisa de aquellos “malignos” para el comprador por contener exceso en grasas, azúcar o sal, y te avisa de ello.

“En el futuro, la pantalla podrá también informar al cliente de los componentes nutritivos del producto, así como del país de origen del mismo y de la posibilidad de reciclaje del envase utilizado.”

La noticia, vista así de primeras, parece un gran avance social contra el exceso consumista y los malos hábitos alimenticios.

Pero no me cuadra, no se a vosotros qué os parece, pero creo que hay gato encerrado. Me explico:

¿Un hipermercado tiene tanta conciencia como para avisar al cliente de que está comprando algo malo?

Si realmente considerara esta posibilidad, sería más honesto simplemente no venderlo, hacerlo en una zona reservada y señalizada o avisar en el lineal, sin necesidad de este despliegue tecnológico. Y en cualquier caso…¿los proveedores qué pensarían?.

Y el argumento de la posibilidad de reciclar el envase…apelar a la conciencia ecológica está muy de moda, pero es innecesario, ya que por ley es obligatorio el uso de materiales reciclables.

Así que me paro a pensar en el porqué de la noticia, y en seguida encuentro posibles razones ocultas.

El verdadero fin de ese avance tecnológico es la mercadotecnia. El dispositivo permite personalizarse con la tarjeta de fidelización del cliente, y conocer sus hábitos de consumo y compra..unidades por cada marca, combinaciones, día de la semana que dedica a la compra…una valiosa información que según reconocen sus impulsores, podría servir para ofrecerle ofertas concretas (otra forma de ver en positivo el hecho de que nos controlen).

Claro, venderle eso al público es complicado, ya que se trata de otorgar al punto de venta la posibilidad de cierta manipulación, y además bordea, por no decir choca, con la Ley de Protección de Datos Personales, sobre todo si se incluye información sobre salud como alergias o niveles de colesterol para que el carrito nos avise de los peligros que corremos.

Tal vez por eso, los propios interesados aportan un dato complementario en la noticia (el artículo “huele” a una fuente procedente de gabinete de prensa):

“Uno de cada cinco clientes no tiene nada que objetar a que esos establecimientos ‘espíen’ sus preferencias, sus alergias o sus problemas de salud, si ello sirve para estar mejor orientados”

La verdad, sabiendo cómo es el marketing por dentro, esta noticia desprende un aroma a tramposo muy sospechoso. Es difícil vender una versión tan moderna del “Gran Hermano” si no se le da la vuelta y se busca el lado positivo, así que nada mejor que pensar en los argumentos de salud, que venden mucho.

Como en la película “El Sexto Sentido”, “…en oacasiones veo…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: